Branding: La importancia de la marca para una empresa

La identidad de marca es una parte crucial de cualquier empresa. A menudo, las empresas se centran en otros aspectos del marketing y la marca desde el principio, pero no prestan atención a su identidad de marca. El resultado es un aspecto inconsistente que no transmite un mensaje coherente a sus potenciales clientes.

En este artículo, hablaremos de qué es una marca y por qué es importante para tu negocio o proyecto. También veremos algunos consejos para crear una identidad de marca sólida y de su storytelling o narrativa.

Pero, ¿qué es una marca?


¿Qué es una Marca?


Una marca (brand en inglés) es el conjunto de atributos, tangibles e intangibles, que identifican un producto o servicio. Es lo que le diferencia de otros y le confiere su singularidad.
Pero lo que la marca es en realidad es la percepción de ese producto o servicio por parte de quienes entran en contacto con él. Es lo que la gente dice y lo que les viene a la mente después de su experiencia con él.
Por eso branding, en gerundio, no es solo cómo definen tu marca. Es un acto deliberado de generación de percepciones y expectativas en los demás. Un proceso estratégico para decidir cómo quieres que tus clientes perciban tu empresa. Y no cualquier atributo te va a valer para eso. Debes saber qué hace tu marca de modo espectacular y que provoca que la gente quiera estar en contacto con ella.


Cuando haces branding estás comunicando a los consumidores ese diferencial. Con un mensaje coherente y consistente, una marca confiere su identidad y ayuda a sus clientes a identificarse con su empresa. Porque a su vez, les estás diciendo a ellos quiénes son. Y cómo encaja tu marca en su estilo de vida. Y ese diferencial es lo que ellos valoran y les hace querer relacionarse con tu marca de nuevo si tienen una buena experiencia ella.


La marca genera confianza


El objetivo del branding con tu empresa o producto es crear conciencia y generar confianza en los consumidores potenciales cuando la vean, oigan hablar de ella y piensen en volver a comprarte.
La confianza se construye a través del cumplimiento reiterado de las promesas, lo que se traduce en una reputación e imagen positivas. Una vez que los clientes tienen una buena experiencia y se cumplen sus expectativas, confían más en que la empresa o el producto les dé lo que necesitan. Al asociar esas experiencias positivas y recurrentes, la marca genera confianza, credibilidad y fiabilidad.
La opinión favorable de un cliente sobre tu marca le animará a volver para hacer más compras y a recomendarla a amigos y familiares que también quieran productos como los tuyos.

La confianza en la marca aumenta la receptividad del marketing. La confianza genera lealtad y compromiso. La lealtad, el compromiso y la buena voluntad pueden ayudar a una empresa a capear cualquier tormenta.
Aunque no tengas el mejor producto de tu sector, los clientes estarán más dispuestos a comprarte porque confiarán en que les estás aportando algo de gran valor.
Los clientes que no confían en una marca suelen buscar información en los canales de las redes sociales antes de tomar la decisión final de compra.
Es entonces cuando tiene lugar el boca a boca. Y el boca a boca sigue siendo una de las formas más poderosas de marketing.


Cómo construir una identidad de marca fuerte y coherente


Los siguientes consejos te ayudarán a construir la identidad de tu marca:
1 El primer paso es desarrollar tu propuesta única de valor. Es la forma de describir tu negocio, lo que haces y por qué es diferente del resto. 2 Determina el público objetivo de tu marca. Es decir, a quién quieres llegar con ella.
3 Ten claro lo que quieres comunicar. Y comunícalo de modo coherente en los diferentes canales.
4 Conoce a tu competencia. Saber quién es tu competencia y qué hace te ayudará a planificar una mejor estrategia de marca. Debes entender el posicionamiento de tus competidores para poder diferenciarte. El estudio también mostrará cómo se compara tu marca con las de tu competencia y con la opinión del público.
5 Asegúrate de que tus acciones son coherentes con tus palabras. Si afirmas ser el mejor de tu sector, aporta pruebas de que es cierto.
6 Crea una historia de marca convincente. Cuenta tu historia de manera convincente para atraer a la gente. Asegúrate de que tu historia es interesante y única.
7 Crea un logotipo. Mantén la coherencia en todos los canales de marketing con tu logotipo. Debes ser memorable y distinto entre tus competidores, transmitiendo las palabras clave que describen a tu empresa. Asegúrate de que tu logotipo refleja esos adjetivos. ¿Cuáles son? ¿Qué define tu negocio?, ¿es “fiable”?, ¿es “innovador”?.
8 Tan importante como tener una identidad única es la coherencia a la hora de mantenerla a lo largo del tiempo y en todos los canales (sitio web, redes sociales, etc.). Si cambias un elemento de tu marca sin cambiar todo lo demás, la gente puede confundirse con esas incoherencias y esto, a su vez, puede impactar negativamente sobre tu imagen de marca. Esto es crucial, utiliza los mismos colores, el mismo diseño, el mismo lenguaje y el mismo tipo de letra en todos los puntos de contacto con tus clientes y prospectos.


Diferenciación de marca como ventaja competitiva


La diferenciación de la marca te proporciona una ventaja competitiva en tu mercado. Esto es útil para tu negocio si intentas competir con otras empresas del mismo sector. Por ejemplo, si una empresa ofrece envío gratuito en todos los pedidos mientras que otra no lo hace, esto da a la primera empresa una ventaja competitiva sobre la segunda.
El embalaje (packaging), las campañas de marketing, la mejor calidad, las características y ventajas únicas, el servicio o la asistencia al cliente pueden utilizarse como diferenciadores del producto. Pero la diferenciación también puede lograrse mediante la exclusividad, la innovación, la estrategia de precios, el uso de mascotas de la marca o la organización de eventos especiales. Piensa, por ejemplo, en las llamativas campañas de RedBull.

Una pequeña guía para el storytelling de tu marca


Una de las mejores formas de construir una marca fuerte es la creación de narrativas centradas en la historia y la identidad de una marca así como de sus productos o servicios. Es el llamado storytelling de la marca.
Toda marca tiene una historia. La historia ya está ahí, solo hay que identificarla y encontrar cómo contarla. Puede ser tu historia personal, algo sobre la historia de tu empresa o lo que te inspiró a empezar a fabricar el producto o servicio que vendes. Averigua qué te impulsa y por qué haces lo que haces. Cuando lo encuentres, facilitarás que los demás conecten con tu marca de manera auténtica.

Aquí tienes algunos elementos clave que te ayudarán a generar una historia de marca convincente:
-Identifica a tu público objetivo. Esto te ayudará a entender qué tipo de historias pueden tener un fuerte impacto en ellos y cómo se pueden comunicarlas mejor. -Piensa en el tipo de mensaje que quieres enviar y construye una marca con valor, integridad y propósito.
-Mantén la sencillez: no abarrotes tu negocio con excesivos mensajes.
-Describe, en 500 palabras o menos, cómo quieres que la gente perciba tu marca.
-Cuenta alguna historia personal que te humanice, algo con la que la gente se sienta identificada. Se auténtico.
-Enlaza cada elemento de la historia con uno de tus valores fundamentales.
-Dales algo memorable (para que te recuerden). -Crea un logotipo (libre de derechos de autor) que capte todos los conceptos que deseas transmitir en una sola imagen
-Utiliza los principios y técnicas del storytelling para atraer emocionalmente a tus clientes.


Centrarse en la experiencia del consumidor


La experiencia del cliente es uno de los aspectos más importantes, si no el más importante, del branding. Es difícil que tengas una gran marca si no puedes ofrecer a tus clientes lo que quieren o necesitan cuando lo necesitan. Cuanto mejor y más coherente sea la experiencia del cliente, mayores serán las posibilidades de crear una marca que guste a la gente. Si estás tratando de construir un nuevo negocio, empieza con un objetivo en mente y piensa en cómo puedes hacerlo realidad para cada persona que interactúa con tu negocio. Si ya tienes una, reflexiona acerca de qué experiencia ofrece tu marca en cada punto de contacto con el cliente.
Pero, ¿qué implica exactamente una buena experiencia de marca y cómo puedes generarla?
Cada experiencia cuenta. Todas las interacciones con el consumidor durante su viaje de compra. Las marcas de éxito se asegurarán de que la suma de todas estas experiencias sea coherente y cohesiva, con todos los canales trabajando al unísono para transmitir su mensaje de marca y que eso, en última instancia, mejore el rendimiento de la marca.

Un entorno cada vez más transparente


No basta con tener un producto que resuelva problemas. Los compradores quieren saber a quién compran y qué representan como empresa.
La transparencia ha llegado para quedarse. A medida que los consumidores están más conectados y están más informados, recurren a las redes sociales para difundir sus opiniones más rápido que nunca. Y tú querrás asegurarte de que tu marca evita comentarios innecesarios. ¿Qué puedes hacer? Crear una relación auténtica con tus clientes. Si no les ofreces nada especial -una experiencia, una sensación, un servicio o una forma nueva de contarlo- no hay nada que diferencie a tu empresa de las que la rodean. Destaca generando algo extraordinario para que la gente lo experimente cuando interactúa con tu marca. Si no lo haces, puede que otra empresa ocupe tu lugar.


¿Cuándo no necesitas una marca?


Hay algunos casos en los que no se necesita una marca. Por ejemplo:

-Si está pensando en cambiar la promesa de tu marca

-Si es el único que vende un producto o servicio concreto. En tal caso, no necesitas una marca de inmediato. Al ser el único que lo haces, puedes atraer clientes basándote únicamente en tu producto. Si construyes una marca en torno a tu producto único, la gente asociará el producto contigo. Sin embargo, las propuestas de venta únicas no son necesariamente eternas. Puede que sea solo cuestión de tiempo que alguien aparezca con una oferta similar.

-Cuando conoces a todos sus clientes y no quieres adquirir otros nuevos. Si ese es el caso, tampoco necesitas una marca. Eso sí, si esos clientes dejan de necesitar tus servicios o encuentren a otro que pueda proporcionárselos. Entonces desearías haber creado una marca que ayudase a tus clientes a entender por qué eres (o eras) el más adecuado para atenderles.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *