Autocontrol

Puede parecer que tienes el control absoluto de ti mismo, pero no siempre es así. A veces, las emociones negativas pueden sacar lo peor de ti, haciéndote reaccionar de maneras que perjudican a los que te rodean, a ti mismo/a y tus intereses a largo plazo. 

La falta de autocontrol puede arruinar la vida de una persona, generar sentimientos de culpa, infelicidad o incluso ira. Sin embargo, hay formas de manejarlo.
El tipo de autocontrol del que te hablo no es solo el que te hace resistirte a uno o dos postres más al final de una comida. Se trata sobre todo de control emocional. Es lo que te permite mantener emociones y pensamientos positivos en cualquier sitiación. Así como detener una discusión incluso antes de que haya empezado.

Tener un buen autocontrol es garantia de una vida equilibrada. Te ayuda a estar en calma, a manejar las situaciones con eficiencia y tomar mejores decisiones evitando ser demasiado vulnerable a las influencias externas. En este post te cuento.

¿Qué es el autocontrol? Y cuál es la diferencia entre autocontrol, autodisciplina y fuerza de voluntad


Autodisciplina es la capacidad de seguir adelante con la decisión que has tomado mientras que fuerza de voluntad es la capacidad humana de ejercer el esfuerzo necesario para completar una tarea.
El autocontrol por su parte es el conjunto de habilidades mentales que permiten a las personas regular su propio comportamiento. Más concretamente, el autocontrol significa tener el control de sus reacciones, emociones, impulsos y pensamientos.
Al contrario de lo que algunos piensan, autocontrol no consiste en negarse todos los placeres, sino en aprender a retrasar la gratificación inmediata.
Te permite centrarte en cosas más importantes que te compensarán más adelante. Por ejemplo, cuando te sientes tentado por un trozo de pastel o por una noche de fiesta con los amigos, reflexionar sobre tu salud o en tus objetivos a largo plazo puede ayudarte a tomar decisiones más inteligentes.
El autocontrol se considera uno de los indicadores más sólidos del éxito.
La mayoría de las personas creen que tienen autocontrol. Sin embargo, muchas de carecen de ello y no se dan cuenta de los muchos problemas que eso genera en sus vidas.

Lo opuesto al autocontrol es el exceso, el desboque, la incontinencia o ser un tren emocional descarrilado. Algo que ocurre cuando dejas que tus pensamientos y emociones te controlen a ti en lugar de tu a ellos. Siempre me gusta decir una cosa y es que, si no logras dominar tu mente, ésta acabará dominandote a ti.

¿Cómo sabes si tienes  suficiente autocontrol?

Algunos signos son: 

-Mantienes la calma bajo presión.

-Eres una persona equilibrada que no experimenta altibajos emocionales en exceso. 

-Actuas de manera reflexiva en lugar de impulsiva.

-Actúas de modo comedido y proporcionado en en lugar de rectivo y defensivo.  

-Puedes mantener la calma y la sonrisa en situciones dificiles o de estrés .

-Eres paciente.

-Sueles mantener tu atención de manera sostenida.

-Resistes las tentaciones con facilidad.


¿Por qué es importante? Beneficios de tener un buen autocontrol

”Si puedes controlarte serás capaz de dominar cualquier cosa” ( frase para compartir )
El autocontrol tiene como objetivo regular los propios impulsos para lograr un mayor equilibrio personal y afectivo. La capacidad de controlar tus impulsos es algo que te distingue del resto de los animales. Pero el mero hecho de ser humano no te garantiza un buen nivel de autocontrol. Y aunque algunas personas parecen venir con una mayor capacidad para controlarse, es algo que se puede aprender. Pero puede implicar tiempo y esfuerzo. Por eso una ”habilidad maestra”.
-Permite evitar pensamientos, emociones y acciones incontroladas e indeseadas.
-Tener un buen autocontrol significa que puedas gestionar tus emociones. Es menos probable que te frustres o enfades con facilidad.
-También es menos probable que seas impulsivo y actúes sin pensar bien las cosas y que luego tengas que arrepentirte de tus acciones sintiéndote avergonzado/a y decepcionado/a contigo mismo/a. Evita también ofender a terceros o infringir alguna ley y que ello pueda acarrearte consecuencias legales.
-El control de tus emociones juega un papel integral en el mantenimiento de tu buena salud mental. (Lee este  artículo acerca de cómo las emociones negativas afectan a tu cuerpo y mente
-Un fuerte autocontrol se asocia con un buen funcionamiento cognitivo. Las personas con alto autocontrol pueden tomar decisiones más inteligentes por sí mismas. Y se guían por razonamientos meditados en vez de por arrebatos.
-Suelen ser más productivas, tranquilas y con buen nivel de autoconfianza. Por eso puede ayudarte también a disfrutar de una vida feliz.
-Capacidad para resistir las tentaciones y adicciones (como el tabaquismo, el alcohol, las drogas, el sexo o el consumo excesivo de azúcar), por lo que será menos probable que experimente problemas como el abuso de sustancias o el comportamiento sexuales de riesgo.

-Se considera un superpoder porque ayuda a conseguir mucho más en la vida que quienes no lo poseen.Cuando se tiene una mayor capacidad para controlar la mente y las emociones, se es capaz de ser más eficaz tanto personal como profesionalmente. Esto puede dar lugar a ascensos en el trabajo, mejores relaciones interpersonales y una mejor vida social fuera del trabajo.
-Te ayuda a ver las cosas hasta el final, a gestionar bien tu tiempo y a mantener la calma bajo presión o a resolver conflictos cuando las emociones se disparan, en el trabajo, en casa o en cualquier otra situación.
-Te ayuda a llevarte bien con otras personas al darte más paciencia para tratar con ellas (y sus limitaciones).
Mejora tu salud física (que está estrechamente relacionada con el bienestar emocional);
-Incluso puede alargar tu vida: las investigaciones demuestran que quienes llevan un estilo de vida saludable tienen índices de autocontrol significativamente más altos que quienes no lo hacen.
-Con buenas habilidades de autocontrol, tendrá más éxito en su vida; l; y disfrutará de una mayor felicidad. mejorar el rendimiento en el trabajo o en la escuelael autocontrol es un factor clave que ayuda a los niños a tener éxito tanto académica como socialmente
-Y tendrás más autocontrol sobre tus emociones si puedes controlar tus impulsos, lo que te ayudará a evitar la ansiedad, la depresión o el abuso de sustancias. Por último, tener un fuerte sentido del autocontrol está relacionado con mayores niveles de felicidad.
-El autocontrol es un rasgo de carácter muy importante que todo ser humano necesita aprender para vivir una vida eficaz. Pero, en última instancia, depende de cada uno de nosotros decidir cuánto esfuerzo  pone en entrenar su propia mente y emociones.

Cuando careces de autocontrol


Eres propenso/a a:

-Tener más emociones negativas (depresión, sentimientos de culpa, estrés,  ansiedad, ira, preocupación o depresión)
-Dar un sí cuando realmente quieres decir que no.
-Gastar dinero en cosas que no se puede permitir y que luego desearía no haberlo hecho.
-Comer más de lo necesario porque la comida sabe bien.
-Comportarse de manera que hiera sus sentimientos o haga que los demás se sientan mal con ellos mismos.
-Sentirse estresado porque sigue haciendo promesas que sabe que no va a cumplir. -Ser menos eficaz. Cometer más errores en el trabajo o en la escuela.
-Ser físicamente poco saludable debido a los malos hábitos alimenticios o a la falta de ejercicio
-Incurrir en conductas autolesivas.
-Tener conflictos familiares, dificultades en las relaciones interpersonales o para hacer amigos porque es excesivamente crítico, malhumorado o propenso a las decisiones impulsivas o a los conflictos.
-Continuar tomando decisiones que no son buenas para su salud o felicidad.             

-Perder el tiempo viendo la televisión en lugar de dedicarlo a leer libros y hacer otras cosas que mejorarían tu vida.

Si tu falta de autocontrol es desproporcionada podría ser bueno que hablaras con un profesional. Es posible que sufras algún tipo de trastorno que afecte al autocontrol.
Lo más probable, sin embargo, es que solo necesites entrenamiento para alcanzar un mayor control sobre tus pensamientos, sentimientos y comportamientos. 

Si quieres más información acerca de cursos de autocontrol o sesiones personalizadas puedes escribir al WhatsApp a través del icono a la derecha.

12 consejos para el autocontrol


1.Monitoriza tus pensamientos y acciones.
Este es el primer paso. Tienes que ser consciente de tus pensamientos y comportamientos si quieres cambiar tu vida. Tienes que monitorizarlos. Después tienes que medir tu progreso. Comprueba también si hay contradicciones o ideas conflictivas. Si es así, resuélvelas.
2.Ten una meta para motivarse a sí mismo -¿Cuál es el propósito de autorregular tus pensamientos y acciones? ¿Qué quieres conseguir? ¿Qué quieres cambiar? Con un objetivo en mente, tu motivación se hará más fuerte. Ten claro cuál es tu objetivo, aunque sea el autocontrol por el bien de él.
-Reducir la exposición a las tentaciones Esta es la forma más fácil y menos costosa. No necesitas resistirte las 24 horas del día. A veces es mucho más efectivo simplemente alejarse de ellas. Si sabes que tienes una debilidad -¡hola, tarta de queso!- puedes mantenerla fuera de la vista o bloquear tu sitio de postres favorito en tu ordenador para que no puedas llegar a él.
-Prioriza. Si no puedes ir practicando el autocontrol las 24 horas del día, elige las cosas adecuadas en las que quieres ejercer tu autocontrol. Guarda tus energías para lo que más importa
-Confía en tu capacidad de autocontrol Incluso si los cambios que quieres hacer no van tan rápido como quisieras, la investigación muestra que tener una expectativa positiva sobre tu capacidad de autocontrol puede afectar fuertemente a tus resultados (Uziel y Baumeister, 2017); Zhang y Fishbach (2010)
-Sea sincero No se mienta a sí mismo. Una cosa es ser optimista y otra es contarse historias imaginarias para sentirse mejor con uno mismo
-Utilizar premios y castigos . Esta es la base del condicionamiento operante según el cual un individuo es más propenso a repetir formas de comportamiento que conducen a consecuencias positivas, y menos propenso a repetir las que conducen a consecuencias negativas
-Posponer la gratificación
El concepto de posponer la gratificación está ampliamente aceptado por los psicólogos como una forma de aumentar el autocontrol. Cuando te privas de una recompensa inmediata pero la pospones para algún momento en el futuro, estás entrenando el músculo de la disciplina.
-Conoce tus puntos débiles. Son aquellas cosas que te resultan difíciles de controlar y que activan en ti pensamientos y comportamientos no deseados. Se conocen como desencadenantes. ¿Son cosas a las que te cuesta resistirte? ¿Son comentarios que te hacen perder los nervios? ¿O son personas con las que te resulta difícil tratar? Tenlo claro y establece una intención explícita de superarlo.
-Ser responsable ante ti mismo
Una vez que puedas evitar caer en la tentación de algo sólo una vez, actuar de forma responsable y automática y demostrarte a ti mismo que puedes actuar de forma diferente, habrás dado un paso de gigante. Te habrás demostrado a ti mismo que puedes hacer lo que te propones. Empieza con pequeñas metas y construye tu autoestima de forma constante

-Permitirse a veces la indugencia
a veces obsesionarse no es el camino. Puede sonar contradictorio, pero el concepto clave aquí es el equilibrio. Si te das algunos permisos para no controlar sólo algunas veces volverás más fuerte
-Meditación, meditación, meditación. Los meditadores habituales tienen más autocontrol que los que no meditan regularmente. La meditación te ayuda a controlar mejor tus emociones y niveles de estrés, así como a desarrollar la paciencia. Es la forma perfecta de empezar, siempre la recomiendo.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *